¡Ayuda! Su devastadora ansiedad me imposibilita poder explorar el poliamor

Querida Louloria:

Mi mujer y yo nos casamos jóvenes y vivimos con un estilo de vida monógamo durante 15 años. Durante estos últimos, hemos experimentado el poliamor varias veces, en principio porque ella estaba interesada. No obstante, durante este proceso hemos descubierto que ella alberga celos y ansiedad devastadores (con todas las letras de la palabra) que, a efectos prácticos, me imposibilitan poder mantener otras relaciones (o incluso flirtear o pasar tiempo con cualquier mujer a la que ella sospeche que me pueda sentir atraído), mientras que yo he conseguido superar la mayor parte de mis celos instintivos.

Ella tiene actualmente una relación estable, afectuosa y completa con otro hombre que nos visita a menudo, la acompaña a eventos y actividades, y todo ese tipo de cosas. Aunque ella no se está alejando de mí a nivel emocional y agradece que apruebe o no sus otras relaciones, como es obvio, paso menos tiempo con ella que antes, y preferiría un arreglo más equitativo en el que yo también pudiera a la larga establecer conexiones románticas significativas que enriquecieran mi propia vida. Ella dice que está trabajando en sí misma para quizás en algún momento permitirlo, pero no tiene muchas esperanzas de que pueda llegar a conseguirlo y lo cierto es que tiene pinta de ser un largo camino el que tiene que recorrer.

Según tu experiencia en la gestión de celos e inseguridad en el poliamor, ¿qué me aconsejas? ¿Qué puedo hacer por ella, aparte de ayudarla y apoyar el proceso por el que está pasando? ¿O sería mejor aceptar la situación como es, ya que tampoco me cuesta tanto? Separarme de ella no es opción, amo a esta mujer con todo mi ser y siento compasión total por su situación.

Agradezco cualquier idea que tengas al respecto.

– Mr. RealistNotOptimist

 

Estimado Mr. RNO:

Gracias por escribir. Hay dos cosas que me parece que pueden ser problemáticas (y causar dolor) en tu situación, así que prepárate.

En primer lugar, tu mujer. Por propia experiencia, cuando alguien sufre de celos y ansiedad devastadores puede rastrear y encontrar el origen en uno o más periodos de estrés tóxico en la infancia, lo que puede tener su origen en un cierto número de traumas.

Hay un documento de trabajo de unos científicos de Harvard que sugiere que altos niveles de hormonas de estrés en la infancia alteran la arquitectura del cerebro en desarrollo, de modo que acaba operando según el mecanismo de supervivencia de “lucha o huida” las 24h del día, revolucionando el sistema como un coche a todo gas. Eso hace que la ansiedad se dispare con facilidad, así como sus primos hermanos los celos, la inseguridad, etc.

Como estas experiencias formativas suelen ocurrir en muchos casos en la etapa preverbal o a una edad temprana en la que no pueden ser bien expresadas, se acaban implantando en el subconsciente. Por eso, las causas de la ansiedad y de la inseguridad son difíciles de encontrar y resolver, aunque, como es lógico, hay pocas experiencias así de impactantes si las buscas.

Los traumas de la infancia pueden generar ansiedad en los patrones de apego de la edad adulta. No existe una forma definida de resolver los traumas infantiles (y además necesitaría mucho más espacio para escribir sobre ello), pero hay maneras de procesarlos y gestionarlos que sé que les han funcionado a otras personas (yo incluida). Es posible. Por favor, apoya la opción de que se ponga en contacto con un terapeuta que sepa de poliamor. Estoy segura de que se beneficiaría mucho de ello y sé además de muchas cosas que puede leer que a mí me funcionaron, si es que está interesada en lo que yo pueda decir.

En resumen, ella aspira a vivir según los valores del poliamor, pero es incapaz de asimilar que tú lo practiques porque tiene un miedo muy arraigado (que suele ser abandono, fracaso, éxito, rechazo) que dispara su ansiedad.

Desafortunadamente (o no), no puedes hacer el trabajo por ella, así que en ese sentido no puedes hacer nada.

Y ahora vamos con lo que me preocupa en cuanto a ti.

Comprendo perfectamente, créeme, que sientas compasión por su situación. Como sufridora de ansiedad yo misma, siento compasión por todo aquel que la siente.

Y aun así, con todo lo que simpatizo con ella… tú no eres responsable de las emociones que siente y estoy segura de que ella tampoco quiere que lo seas.

Tú (y solo tú) utilizas el modo en el que ella experimenta sus emociones para justificar autoimponerte el veto de tus potenciales experiencias de poliamor. Suena a que estás haciendo de rescatador (al abstenerte y permitir) en un triángulo dramático (uff, la inoportuna dinámica del drama triangle (triángulo dramático) acaba apareciendo en tantísimas de mis respuestas). Esto no acabará bien para ninguno de los dos…

Muchas veces ambas partes acumulan resentimiento, al principio de manera inconsciente, para luego acabar saliendo a la luz en cosas del día a día que parecen no tener nada que ver y que son de lo más triviales. El resentimiento destruye las relaciones. En un grado extremo, existe el riesgo de que continúes ayudando a crear una zona de confort en la que ella no tiene que enfrentarse a su ansiedad ni trabajar en ella (y eso no es lo ideal), pero también de que dañes tu propia integridad, el respeto hacia ti mismo e, indirectamente, puede que también el respeto que ella sienta hacia ti.

Te ruego que tengas claro que funcionar en el marco de un triángulo dramático no conlleva un juicio moral negativo. Es humano. Tampoco pretendo asignar la culpa a uno u otro, ambos habéis creado el paradigma de vuestra relación. La mayoría de nosotros operamos en el ámbito del triángulo dramático en mayor o menor grado (hago lo posible por ser consciente cuando funciono en él; para empezar así es como aprendimos a sobrevivir y es además a menudo un sitio cómodo, al menos al principio), pero cuanto más lo practicas, más se convierte en un hábito o un papel que interpretar; una situación que solo puede causar dolor porque limita la experiencia vital de uno y de otro.

Aconsejo detenerlo, pero no es fácil. Ni eres su rescatador ni su terapeuta. Esto significa que tú también tienes que trabajar en ti mismo (y no tiene por qué entrañar explorar la no monogamia ahora o nunca). Como ella está haciendo (o no) su trabajo, tú tienes que hacer el tuyo, que es dejar de asumir la identidad del rescatador. A la larga, no te estás haciendo ningún favor, ni se lo estás haciendo a tu mujer.

Buena suerte.

Louloria

P.S.: Mi colega de los Estados Unidos, Jessica Burde, tiene varios artículos en su sitio web Polyamory On Purpose que pueden servir de punto de partida en la gestión de la ansiedad.

[Edit: por favor, lee el comentario de Jessica que encontrarás debajo para obtener más recursos]

Aquí tienes más información sobre tu situación escrita por el Dr. (PhD) Charlie Glickman, entrenador personal sobre relaciones y conocedor del poliamor. Entiende muy bien el tema.

When is ‘I feel unsafe’ A Weapon?